Dulces típicos de Guanajuato. ¿Cuáles son los más tradicionales? De las charamuscas a los tumbagones

DULCES TIPICOS DE GUANAJUATO
FB
TW
WA
Email
Telegram

Algunos de los dulces típicos de Guanajuato más famosos son los alfeñiques, el amerengado, el arroz con leche, los ates, los buñuelos en capirotada, la cajeta de Celaya, los camotes achicalados o achicaladitos, las charamuscas, el dulce o compota de xoconostle, las nieves de Dolores (de sabores tan inusuales como chicharrón, elote, aguacate, frijol y mole), la fruta de horno, el pan de Acámbaro, el queso de tuna, el requesón batido y los tumbagones.

Los jamoncillos de leche son un dulce que se puede decorar con nueces o almendras. Es muy común consumirlo en fiestas populares o ferias locales.

La gastronomía guanajuatense ofrece una gran variedad de platillos y sabores. En terreno de los postres, podemos decir que Guanajuato es un estado lleno de dulzura.

Cajeta de Celaya

La cajeta es un dulce de leche de cabra, de consistencia líquida y muy espesa, preparado con azúcar, bicarbonato de sodio y algún almidón como fécu­la de maíz.

Charamuscas

Las charamuscas son figurillas hechas de caramelo, que originalmente tenían forma de un churro retorcido, pero el ingenio del mexicano ha logrado obtener diferentes formas. Se prepara con piloncillo hervido en agua. Son muy famosas las charamuscas en forma de figuras humanas que evocan a las momias de Guanajuato, las cuales se han convertido en uno de los recuerdos preferidos entre los turistas que compran los dulces típicos de Guanajuato.

Figurillas hechas de caramelo, que originalmente tenían forma de un churro retorcido, pero el ingenio del mexicano ha logrado obtener diferentes formas. Se prepara con piloncillo hervido en agua; cuando éste alcanza su punto exacto de cocción, se retira del fuego y se trabaja estirándolo para lograr la forma deseada. En Guanajuato el dulce se trabaja y se estira para hacer figuras de muertos, momias o quijotes; algunas resultan ser verdaderas estatuillas o esculturas de caramelo, que los visitantes compran como recuerdo o curiosidad. En Salamanca, Guanajuato, es un dulce tradicional para los días de la Semana Santa. Las de Jalisco son similares a las de Guanajuato, pero las figuras son charros o mariachis con sarape de tela, que en muchas ocasiones se encuentran abrazando botellas de tequila. También se acostumbran en Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí y en el norte de Veracruz, donde a la mezcla de agua y piloncillo se la agrega canela.

Tumbagones

Los tumbagones son un dulce típico de San Miguel de Allende. De acuerdo con el Diccionario Gastronómico de Larousse.

Dulces similares a un gaznate vacío y espolvoreados con azúcar glass. La pasta para prepararlos incluye harina de trigo, yemas de huevo, y para hidratarse se utiliza agua en la que se hayan hervido tomates verdes y tequesquite, lo que les da una consistencia muy particular. La masa se extiende para hacer las piezas que se fríen, logrando una consistencia muy quebradiza que recuerda la textura de un buñuelo, por lo que se deben manipular con cuidado. Son considerados postres finos y delicados, tradicionales para fiestas como bautizos y primeras comuniones y se les puede encontrar en algunas tiendas, dulcerías y panaderías. Algunos considerados especiales se piden por encargo. Según sea el caso, se pueden considerar golosina, dulce o postre porque se comen solos o acompañados de café o té; en las fiestas suelen ser el postre o el ­segundo postre después del pastel. Son tradicionales en el estado de Guanajuato, particularmente en San Miguel de Allende.

Alfeñique

Otro de los dulces típicos de Guanajuato es el alfeñique. Se trata de un dulce colorido fabricado con azúcar caramelizada que en muchas regiones del país se elaboran de forma artesanal.

La receta original es arábigo-andaluza, que se prepara con almendras. Sin embargo, en la actualidad el término se refiere a dulces hechos de pasta de azúcar, a la que se le da diversos colores y formas. Las recetas del siglo XIX señalan que estos dulces eran una pasta de azúcar cocida y estirada en barras delgadas y retorcidas como las trompadas, charamuscas o melcochas de ahora. En Guanajuato hay dos variedades de alfeñiques: alfeñique suave y alfeñique duro, elaborados con agua y clara de huevo, respectivamente. Ambas clases se moldean en forma de esqueletos y calaveras para festejar el día de Muertos y el de Todos los Santos; también se hacen en forma de frutas, vegetales, platillos tradicionales como mole o enchiladas, utensilios de cocina, angelitos, cochinitos y toda clase de animales. En todos los casos se trata de dulces pequeños o miniaturas que generalmente se venden en las calles. En Salamanca, durante la celebración del Día de Muertos se elaboran calaveras, esqueletos y otras figuras relacionadas con la muerte, además de frutos y animales, con una pasta de camote seco, clara de huevo, azúcar y jugo de limón, aglutinados con los bulbos secos de la flor de las ánimas. En otros estados del centro del país se realizan trabajos similares.

⇒LEE TAMBIÉN. Platillos típicos de Guanajuato: De las enchiladas mineras a los dulces, nieves y guacayamas

⇒LEE TAMBIÉN. Gastronomía de Guanajuato. Xoconostle, el ingrediente estrella en su comida típica

Con información del Diccionario Larousse Gastronómico

FB
TW
WA
Email
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato