El presente asunto se originó con un juicio de divorcio en el que la parte quejosa alegó las causales de injurias y violencia familiar