Al 2.6%, de los poco más de 5 millones de personas que habitan en el estado, dejan de comer o pueden comer sólo una vez al día por falta de de dinero o recursos