A través del Programa de Urbanización Progresiva, familias de escasos recursos podrán adquirir un predio para construcción de vivienda, sin enganche y sin intereses