La guerra entre cárteles aumentó las desapariciones en Guanajuato

La guerra entre cárteles aumentó las desapariciones en Guanajuato
Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram

Como sucedió en Jalisco, la guerra entre cárteles aumentó las desapariciones en Guanajuato, alertaron colectivos y asociaciones civiles.

Desde la irrupción del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Guanajuato se vio un fenómeno que lacera a la sociedad y ocasiona una crisis profunda en las autoridades, debido a que las desapariciones forzadas estarían mostrando un Estado fallido.

Los guanajuatenses hablan de cómo el territorio y ley parece responsabilidad el  crimen organizado y no por los funcionarios que ganaron en urnas sus cargos.

Del diciembre del 2018 a diciembre del 2020, en Guanajuato se reportaron mil 252 casos de personas desaparecidas, como el tercer lugar nacional con el mayor número de personas ausentes.

Las fechas son justo el periodo en el que Nemesio Oseguera Cervantes ‘El Mencho’ ordenó a sus sicarios apoderarse del territorio en control del Cártel de Santa Rosa de Lima.

Lo peor de la guerra entre cárteles está por venir

A pesar de ser detenido José Antonio Yépez ‘El Marro, los expertos en Seguridad consideran que lo peor de la guerra aún está por venir.

La guerra entre cárteles aumentó las desapariciones en Guanajuato, eso es una realidad.

La violencia no cesa y la ola de homicidios dolosos estará acompañada quizá por el reportes de nuevas desapariciones; los más afectados serían hombres y mujeres jóvenes.

El Gobierno Federal reconoce que el asunto es delicado y más cuando hace menos de cinco años Guanajuato no figuraba en las estadísticas de desapariciones.

Las desapariciones como la estrategia del terror

El CJNG usa las desapariciones como la estrategia del terror para arrebatar o controlar el trasiego de drogas es evidente; hecho que deja a familiares de las víctimas muertos en vida.

Colectivos consideran que si bien privan de su libertad a integrantes de grupos rivales para ejercer temor en ellos, usan la estrategia del rapto para allegarse de recursos humanos y ensanchar las filas de su organización.

El ejemplo más claro fue cuando se descubrieron en municipios como Tala campamentos de adiestramiento de sicarios; jóvenes que escaparon de estos verdaderos campos de concentración denunciaron que fueron llevados con engaños o con la promesa de empleo.

Su tormento inició cuando los obligaron a matarse entre sí y el sobreviviente no tuvo más salida que formar parte de la banda.

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato
Scroll to Top