¿Quién y por qué asesinaron a sacerdotes jesuitas en Chihuahua? Esto es lo que sabemos

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram

El asesinato de dos sacerdotes jesuitas y un guía de turistas en Cerocahui, municipio de Urique, Chihuahua, ha causado indignación.

La comunidad donde ocurrió el crimen se ubica en la Sierra Tarahumara, a dos horas y media de Creel, zona que está bajo el control de Jesús Noriel Portillo Herrera, alias ‘El Chueco’, presunto líder criminal del Cártel de Sinaloa.

El control que ‘El Chueco’ ha ejercido en la región lo ubica como el responsable del asesinato de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar.

SACERDOTES JESUITAS ASESINADOS 2022

El asesinato ocurrió la tarde del lunes 20 de junio cuando un guía de turistas ingresó al templo de la comunidad Cerocahui para tratar de resguardarse de un comando armado. Sin embargo, un sicario lo agredió en el interior, al igual que a dos sacerdotes que se encontraban también en el templo.

Otra de las versiones señala que el ataque al guía de turistas ocurrió en el atrio de la iglesia, y posteriormente los propios agresores lo metieron al templo, donde murió.

Uno de los sacerdotes fue asesinado cuando se acercó al hombre que buscó refugio, para brindarle auxilio físico y espiritual. El segundo sacerdote fue acribillado cuando se acercó al sicario e intentó calmarlo. Después de cometer el crimen, el grupo armado se llevó los cuerpos de las tres víctimas.

En entrevista radiofónica con Denise Maerker, Héctor Fernando Martínez Espinosa, vicario general de la Diócesis de la Tarahumara, relató los hechos

“Ellos (los criminales) matan a una persona, a un guía de turistas. Hay un hotel en frente de la parroquia. Lo matan en el atrio, lo venían persiguiendo. Lo matan y ellos mismos (los criminales) introducen el cuerpo al templo. Obviamente al oír los balazos, los dos padres salen. El padre Joaquín, al ver el cuerpo en el altar tirado, al ver que estaba ya falleciendo, le pone los santos óleos y llega este sujeto directamente a dispararle también al padre”.

“Había 5 sacerdotes en el lugar en el momento en que ocurrieron los hechos. Matan a dos de ellos, eran el padre Javier y el padre Joaquín, y amagan a un tercero que es el testigo principal. Y los otros dos fueron escondidos por la misma gente”.

Sobre el móvil del asesinato de los dos sacerdotes jesuitas y el guía de turistas, Héctor Fernando Martínez Espinosa, vicario general de la Diócesis de la Tarahumara, señaló:

“No hay ningún móvil simplemente este tipo, El Chueco, estaba drogado, sin control emocional y simplemente realizó estas acciones tan dolorosas”.

La comunidad jesuita condenó el asesinato de sus hermanos y exigieron a las autoridades recuperar los cuerpos de Campos Morales y Mora Salazar.

“Demandamos que de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de nuestros hermanos jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui”.

⇒LEE TAMBIÉN. Caso jesuitas asesinados en México. Ibero León condena los hechos y exige justicia

¿Quién es ‘El Chueco’?

Jesús Noriel Portillo Herrera es identificado como el jefe de la célula ‘Los Salazar’ del Cártel de Sinaloa; se le atribuyen decenas de homicidios, secuestros, ataques contra autoridades, el control por la tala ilegal en la región, entre otros delitos.

‘El Chueco’ es buscado por la Fiscalía de Chihuahua por causar violencia en una de las zonas turísticas más importantes de la región Tarahumara; Cerocahui está ubicado en el Municipio de Urique, es parte del trayecto del tren turístico Chepe.

El criminal al servicio del Cártel de Sinaloa agredía a indígenas y trabajadores de comunidades cercanas al municipio de Urique y parte del de Uruachi.

Su historial delictivo incluye los asesinatos del activista Cruz Soto Caraveo en 2019, el maestro estadounidense Patrick Braxton-Andrew en 2018 y Miroslava Breach en 2017, cuyo principal detenido pertenece al grupo criminal Los Salazar, ligado a ‘El Chueco’.

Además, está ligado al ataque a la comandancia de la corporación en Urique en 2017 y es acusado de los incendios provocados por grupos delictivos para apoderarse de la tala ilegal y lavar dinero.

El día que dieron por muerto a ‘El Chueco’

El 15 de abril del 2017 se reportó que uno de los cinco hombres ejecutados tras ser privados de su libertad por un grupo de hombres armados, durante una fiesta de XV años; era ‘El Chueco’.

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Chihuahua confirmó que los agresores se llevaron a los cinco sujetos de entre 21 y 25 años de edad, y  fueron encontrados sin vida por agentes de la Fiscalía de la Zona Occidente, en los límites de Moris con el estado de Sonora.

“Las víctimas habían asistido a una fiesta de quince años que se celebró en la plaza principal de Moris, y después del festejo fueron privadas de la libertad por un grupo de sujetos armados que irrumpió en el lugar en donde asesinaron a otras tres personas”

Una investigación del semanario Proceso señaló que uno de los asesinados era ‘El Chueco’. Sin embargo, las autoridades nunca confirmaron la muerte del criminal.

Tras esa versión extraoficial, el nombre de Portillo Herrera siguió apareciendo como reporte de cientos actos de violencia en la zona turística de Creel y Sinaloa.

TE PUEDE INTERESAR: Caso Cerocahui. ¿Qué son los jesuitas y por qué asesinaron a sacerdotes en Chihuahua?

 

 

 

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato