¿Qué es el arte novohispano? Aprende en casa II. Clases Secundaria

FB
TW
WA
Email
Telegram

El arte novohispano, fue un movimiento artístico que apareció en México a finales del siglo XVI, aproximadamente y que se preservó hasta mediados del siglo XVIII. También conocido como Barroco Novohispano, fue un movimiento muy representativo en América.

El arte barroco en sus más amplias manifestaciones artísticas es un fenómeno complejo de índole social, político y religioso.

Lo anterior, porque todo arte posterior a la conquista se inspiró en los modelos europeos, el “renacimiento manierista” es un arte culto, libresco, “intencional” se estableció en Nueva España, ese nuevo estilo que corresponde a un nuevo estado de las cosas, tiende a cambiar  ya que el movimiento artístico es  continua con el proceso histórico.

El barroco novohispano a pesar de su desarrollo en el siglo XVII y XVIII mantuvo determinadas soluciones estructurales, determinados esquemas decorativos que se habían sentado desde el manierismo. Las novedades que llegaban de España a Nueva España sufren un proceso de adaptación al que le llaman “mal entendimiento de las formas”.

Para el caso del arte que se creó en la Nueva España, participaron tres fuerzas conductoras y formadoras. La actitud conservadora tiende a no desprenderse de lo propio, la inercia que se crea del movimiento autónomamente  y la solicitación exterior de innovaciones.  

El resultado corresponde  a la sociedad novohispana a través de sus manifestaciones refinadas, dentro de este marco la Catedral Metropolitana resulta el elemento clave. Edificio monumental, que acoge una gama amplia de obras de arte y representa la suma de los esfuerzos de  una comunidad que tiene prestigio. La aceptación de las formas manieristas depende de que fueran aplicadas a las catedrales.

Características del Arte Novohispano

En este movimiento, las formas clásicas y los ornamentos se organizaban o manipulaban para el espectador con la mayor ilusión de movimiento, excitación visual, y participación emocional.

El estilo barroco había comenzado en Europa como una especie de continuación del Renacimiento. Más tarde, se lograron apreciar las diferencias drásticas entre los dos estilos. El carácter dramático del arte barroco fue aprovechado por el absolutismo religioso y secular.

La arquitectura, escultura y pintura barroca florecieron al servicio de la Iglesia Católica y de las monarquías que profesaban esta religión. En general, los artistas barrocos se centraban particularmente en las formas naturales, los espacios, los colores y las luces. El propósito era producir una experiencia emocional fuerte, aunque silenciosa.

Por su parte, los artistas del barroco novohispano buscaban sorprender al espectador.  Los contrastes como luz y sombra, o lo repentino e inesperado, ayudaban a alcanzar ese efecto.

Procuraban la disolución de la unidad, en vez del equilibrio. Las escenas solían estar muy cargadas de emoción, representando momentos y poses de intensidad dramática exagerada.

Etapas del Arte Novohispano

Mediados del siglo XVIII

El movimiento Barroco predominó en el centro y sur de Europa desde finales del siglo XVI hasta principios del siglo XVIII. Sin embargo, el barroco novohispano alcanzó su clímax varias décadas más tarde. En Nueva España, por ejemplo, varios edificios importantes que seguían este estilo todavía estaban en construcción después de mediados del siglo XVIII.

En el Nuevo Mundo, y muy especialmente en Nueva España, este movimiento tuvo una influencia profunda y duradera. El Barroco intentó una síntesis de condiciones y experiencias opuestas. 

Se buscaba un equilibrio basado en la tensión entre la mortalidad y la inmortalidad, la sensualidad y el ascetismo, la juventud y la vejez. 

Además, sus temas religiosos predominantes y sus estilos arquitectónicos reflejaban en gran medida el expresionismo del período helenístico. La influencia del clasicismo que había inspirado el Renacimiento italiano estaba menos presente.

La Iglesia como principal promotora de este arte

Al mismo tiempo, el sentimiento y el estilo Barroco crecieron con el catolicismo o la Contrarreforma. El Barroco novohispano reafirmaba y elaboraba ​​las doctrinas tradicionales de la Iglesia católica.

Entre estas doctrina estaban: la eucaristía como sacrificio, el papel intermediario del sacerdocio, la devoción a la Madre de Dios, los poderes intercesores de María y los santos, el valor espiritual de la vida religiosa y otras.

Arquitectura Novohispana

La arquitectura es la evidencia más palpable del barroco novohispano. Hasta aproximadamente 1650,  los edificios cívicos y monasterios y otras iglesias de Nueva España mostraban  una mezcla ecléctica de románico, gótico y renacentista. Luego, cedió a una versión americana del Barroco.

La arquitectura del barroco novohispano tendía a simplificar sus fuentes europeas. La manipulación del espacio era un aspecto vital de gran parte de la arquitectura barroca europea.

En cambio, la novohispana prestaba mayor atención al modelado de superficies que a la manipulación de masas y volúmenes. Este modelado podía ser complejo y dramático. De hecho, la decoración elaborada es el sello distintivo de este estilo arquitectónico

Como ejemplo, se puede mencionar la Catedral de la Ciudad de México,  una de las más grandes iglesias hispanoamericanas. En ella se distinguen pilastras masivas que se proyectan desde el plano principal de la fachada.

Estas están unidas a este por grandes soportes de piedra. Lejos de esta, están las puertas a la nave y los dos pasillos laterales. También tiene decoraciones más pequeñas que afecta un poco al juego de masas.

De igual modo, muchas iglesias menores del barroco novohispano se distinguen por el adorno de decoración en el exterior. Sus  fachadas son muy talladas, y quizás tengan dos campanarios decorados que las flanquean.

De no ser por esto, serían poco más que dos bloques que se cruzan con una cúpula. En su interior exhiben retablos masivos, intrincados y dorados.  

Pintura Novohispana

La pintura barroca de Nueva España se inspiró en la obra importada de pintores españoles y flamencos. Estas obras comprendía originales, copias y grabados.

Francisco de Zurbarán y Peter Paul Rubens fueron las influencias dominantes durante la segunda mitad del siglo XVII. Sebastián López de Arteaga, discípulo de Zurbarán, emigró de Cádiz a la Nueva España en 1643. Sus discípulos incorporaron el color, el estilo, y las fórmulas amaneradas del Barroco en el arte novohispano.

Además, el español Baltazar de Echave y Rioja ayudó a introducir sorprendentes efectos de textura en la pintura de Nueva España. Así mismo, el realismo y claroscuro del arte novohispano adquirieron la exuberancia y la coloración rosada de Rubens.

Por otro lado, las obras del maestro pintor Bartolomé Esteban Murillo también ejercieron una gran influencia. Estas eran apreciadas genuinamente por su composición, color y diseño.

También estaban dotadas de gracia, elegancia y sensibilidad emocional. Esto fue imitado por los artistas barrocos novohispanos. Sin embargo, no lograron controlar el tono emocional de la materia religiosa con mucho éxito.

A fines del siglo XVII, la edad de oro de la pintura barroca en Nueva España ya casi había pasado. De este período destaca Cristóbal de Villalpando. Es considerado por muchos el pintor más elegante y grandioso de México. Muchas de sus obras son de proporciones heroicas, altamente imaginativas con colores brillantes y llenas de energía.

Música Novohispana

Los músicos nativos se habían introducido a la polifonía durante el primer siglo de la dominación española. Esto se llevó a cabo a través de la educación y el adoctrinamiento de las órdenes religiosas.

Los maestros españoles formaban y dirigían grupos musicales en gran parte con talento local. Los indígenas eran especialmente diestros como instrumentistas.

Ahora bien, la mayor parte de la música disponible desde principios del siglo XVII era litúrgica, en el estilo contrapuntístico conservador o en la simple homofonía. Pero también se cultivó la música para coros múltiples.

Más tarde, y durante todo el siglo XVIII, los estilos policoral y concertado se volvieron comunes tanto para la música sacra latina como para los villancicos.

Después de 1670, el desarrollo de las características formales y estilísticas siguió de cerca el de España. El estilo español se volvió dominante. El villancico se cultivó de manera prolífica. Este se adaptó a las tradiciones locales y absorbió elementos nativos y populares.

Joyas de la arquitectura novohispana

  1. Iglesia de Santo Domingo (Oaxaca, Oaxaca)
  2. Templo de Santa Prisca (Taxco, Guerrero)
  3. Templo de Santa Rosa de Viterbo (Santiago de Querétaro)
  4. Capilla del Rosario (Puebla de los Ángeles)
  5. Catedral Metropolitana (Ciudad de México)
  6. Capilla de San Miguel Arcángel (Guanjuato)
  7. Catedral Basílica de Zacatecas (Zacatecas, Zacatecas)
  8. Santuario de Atotonilco ( Guanajuato)
  9. Catedral de Morelia
  10. Templo de Nuestra Señora del Carmen (San Luís Potosí)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Qué son los repartos equitativos? Aprende en Casa II

Define el antecesor y el sucesor de un número. Aprende en Casa II

Aprende en Casa II Primaria: Programación y horarios 8 de septiembre

FB
TW
WA
Email
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato