Maestra se dice harta de una sociedad que genera alumnos ignorantes

FB
TW
WA
Email
Telegram

El diario español El País, publicó la carta de una profesora, quien se declara harta de las actitudes que actualmente adoptan los padres de familia, quienes no toleran que sus hijos sean exigidos por los profesores, pero tampoco se ocupan de que sean personas responsables y con valores.


Eva María Romero Valderas, profesora de secundaria de un instituto de Marchena (Sevilla), escribió y leyó ante sus compañeros lo que ella llamó: “Arenga: discurso militar para enardecer a las tropas antes de entrar a la batalla”, texto que captó la atención de los medios y fue reproducido de manera íntegra por el diario local La Voz de Marchena.


Pedro Ortiz, director del Instituto de Educación Secundaria Isidro de Arcenegui, donde trabaja la profesora, cree que la información “se está focalizando en un tema de alumnos y padres, pero lo suyo era una protesta para la sociedad”, según ha explicó.


“Lo que hace es un llamamiento a la sociedad, que tenemos que mejorar todos”, dice Ortiz, que cuenta que su compañera no esperaba la repercusión que ha tenido su texto y prefiere no atender a más medios. Desde su punto de vista, la de Romero es una opinión generalizada entre el profesorado.


La profesora, insiste el director, no habla de un caso particular, aunque en una entrevista enella sí da ejemplos concretos que le han llevado a la indignación. Según su relato, los alumnos la han empujado dos veces y le han dado patadas.


“Yo no estoy aquí para aguantar, y utilizo las palabras textuales que un padre me dijo por teléfono cuando lo llamé para que corrigiera la actitud de su hija, que no me dejaba hacer mi trabajo”, afirmó la profesora para empezar.


Romero dijo estar “harta de la sociedad, que encumbra a seres que presumen de su ignorancia, que valora a un futbolista o a un ‘nini’ más que a una persona con estudios, respetuosa y educada”. Harta también de la mala educación con la que según ella llegan los alumnos al instituto y de su falta de consideración.


Harta también del “proteccionismo de los padres, que quieren que sus hijos aprueben sin esfuerzo y sin sufrir traumas”. Y de la Administración, que cambia leyes y normativas, añade horas lectivas y le “explota laboralmente”. “En los últimos años, lo único que hago es trabajar, trabajar como una posesa. Ya, hasta mis hijos me lo dicen”, añadió en la reunión del profesorado.

La docente se queja de que la carga de trabajo y del que hace en casa, “el que nadie ve”. “El colmo es que algunos de nosotros nos hemos planteado pedir reducción de jornada, cobrando menos, para hacer bien nuestro trabajo. Pero, ¿adónde vamos a llegar? ¿En qué trabajo se hace eso?”, se lamentó. Mientras la sociedad, dijo, les ve como privilegiados.

FB
TW
WA
Email
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato