Frases célebres de Benito Juárez

Frases célebres de Benito Juárez

Benito Juárez nació el 21 de marzo de 1806 en San Pablo Guelatao
Redacción | UN1ÓN | 20/03/2018 05:00

Benito Juárez nació el 21 de marzo de 1806 en San Pablo Guelatao, en la sierra de Oaxaca.

De origen zapoteca, sus padres fueron campesinos humildes. Un tío fue el que le enseñó a leer.

Desde muy pequeño, Benito Juárez viajó a la ciudad de Oaxaca, donde avanzó sus estudios.

Su pasión por las letras lo llevó a ingresar al Colegio Seminaria en 1821, pero su caracter anticlerical lo llevó a ingresar al Instituto de Ciencias y Artes en Oaxaca, donde estudió la carrera de abogado.

Para muchos, Juárez es el mejor Presidente que ha gobernado México. 

Te compartimos algunas frases célebres de Benito Juárez.

  1. Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.
  2. La educación es fundamental para la felicidad social; es el principio en el que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos
  3. Los hombres no son nada, los principios lo son todo.
  4. La emisión de las ideas por la prensa debe ser tan libre, como es libre en el hombre la facultad de pensar. 
  5. Hay circunstancias en la vida en que es preciso aventurarlo todo si se quiere seguir viviendo física y moralmente.
  6. Bajo el sistema federativo, los funcionarios públicos, no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad. No pueden gobernar a impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes. No pueden improvisar fortunas, ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, disponiéndose a vivir, en la honrada medianía que proporciona la retribución que la ley les señala".
  7. Los hombres que no pueden soportar el yugo suave de la ley, tampoco pueden conformarse con ese orden de cosas, y de aquí procede ese constante empeño de destruir el sistema federativo, substituyéndolo con el poder absoluto.
  8. El gobierno tiene el sagrado deber de dirigirse a la Nación, y hacer escuchar en ella la voz de sus más caros derechos e intereses
  9. La constancia y el estudio hacen a los hombres grandes, y los hombres grandes son el porvenir de la Patria. 
  10. El primer gobernante de una sociedad no debe tener más bandera que la ley.
  11. Los gobiernos civiles no deben tener religión, porque siendo su deber proteger la libertad que los gobernados tienen de practicar la religión que gusten adoptar, no llenarían fielmente ese deber si fueran sectarios de alguna.
  12. Tengo la persuasión de que la respetabilidad del gobernante le viene de la ley y de un recto proceder y no de trajes ni de aparatos militares propios sólo para los reyes de teatro.