¿Por qué se pega la cuchara al brazo? | Vacuna Covid-19

¿Por qué se pega la cuchara al brazo?
Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram

Varios videos intentan demostrar que las vacunas contra el Covid-19 tienen metales pesados y la gente se pregunta: ¿Por qué se pega la cuchara al brazo?.

De entrada debes saber que todos los videos donde se pegan monedas, cucharas, tenedores y otros objetos, muestran algo que es falso.

Las vacunas no tienen metales pesados ni componentes magnéticos.

Diversos sitios de varios países se han encargado de desmentir a los videos, y explican que incluso si las vacunas tuvieran algún elemento químico o material con propiedad magnética, un imán no se quedaría pegado.

La razón es que los materiales magnéticos serían distribuidos por el cuerpo y no se quedarían concentrados en la zona del piquete.

¿Por qué se pega la cuchara al brazo?

Este reto de pegarte cosas en el brazo claramente es falso, pueden colocar algún pegamento para viralizar sus contenidos.

Así como hay videos que promueven la falsa información, hay otros que lo desmienten.

Así que cuando te pregunten: ¿Por qué se pega la cuchara al brazo?, no respondas con información errónea.

¿Qué es una vacuna?

Se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos.

La vacunación es una forma sencilla, inocua y eficaz de protegernos contra enfermedades dañinas antes de entrar en contacto con ellas.

Las vacunas activan las defensas naturales del organismo para que aprendan a resistir a infecciones específicas, y fortalecen el sistema inmunitario.

¿Qué contiene una vacuna?

Todos los componentes de las vacunas son importantes para garantizar su inocuidad y su eficacia. Estos son algunos de ellos:

  • El antígeno: es una forma muerta o debilitada de un patógeno (por ejemplo, un virus o una bacteria) que prepara a nuestro organismo para reconocer y combatir una determinada enfermedad en el futuro.
  • Adyuvantes: ayudan a incrementar la respuesta de nuestras defensas y, así, facilitan la acción de las vacunas.
  • Conservantes: garantizan que la vacuna mantiene su eficacia.
  • Estabilizantes: protegen la vacuna durante su transporte y almacenamiento.

¿Cómo funciona?

Después de vacunarnos, nuestro sistema inmunitario produce anticuerpos, como ocurre cuando nos exponemos a una enfermedad, con la diferencia de que las vacunas contienen solamente patógenos (como virus o bacterias).

La mayoría de las vacunas se inyectan, pero otras se ingieren (vía oral) o se nebulizan en la nariz.

 

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato