Biografía de José María Morelos y Pavón

FB
TW
WA
Email
Telegram

El 30 de septiembre de 1765 nació en Valladolid, hoy Morelia, José María Teclo Morelos y Pavón, hijo de José Manuel Morelos Robles, originario de la hacienda de Zindurio, inmediata a Valladolid, quien ejercía el oficio de carpintero, y Juana María Guadalupe Pérez Pavón y Estrada, originaria de Querétaro e hija de José Antonio Pérez Pavón, un profesor en cuya escuela José María aprendió a leer y escribir.

Para 1779, el padre de José María dejó el hogar para radicar en San Luis Potosí, llevándose consigo a su hijo Nicolás, por lo que la economía familiar se redujo sensiblemente y, a los 14 años de edad, Morelos tuvo que dejar los estudios para trabajar en la hacienda de Tahuejo, cercana a Apatzingán, administrada por un primo de su padre, Felipe Morelos. 

Durante su estancia en la hacienda se convirtió en auxiliar de escribano y responsable de la contabilidad. Ahí permaneció hasta los 25 años de edad. En el tiempo libre reafirmó sus conocimientos escolares y consiguió un ejemplar de la Gramática de Nebrija, con la que se inició en el conocimiento del latín, de manera autodidacta.

En 1790, Morelos regresó a Valladolid para inscribirse a las clases de Gramática del Colegio de San Nicolás, bajo la rectoría de Miguel Hidalgo y Costilla. Al mismo tiempo, su madre inicia las diligencias para que se le reconozca como beneficiario de una capellanía fundada en Apaseo por su bisabuelo Pedro Pérez Pavón.

Siete años despué, fue consagrado por el obispo Antonio de San Miguel como presbítero, máximo grado que obtiene dentro del escalafón eclesiástico, mientras que para 1798 el obispo San Miguel lo nombró cura interino del pueblo de Churumuco, donde permaneció alrededor de un año.

Fue en 1803 cuando nace en Carácuaro su hijo Juan Nepomuceno Almonte, quien sólo llevaba el apellido de su madre (Brígida Almonte), y seis años después, en 1809 nace la segunda hija de la pareja, Brígida.

En octubre de 1810, unas semanas después del Grito de Dolores el 16 de septiembre, en el camino de Charo a Indaparapeo, Morelos se entrevistó con Miguel Hidalgo, quien lo nombra su lugarteniente para levantar en armas el sur y apoderarse del puerto de Acapulco.

El 13 de julio de 1811 en Tixtla, un decreto donde entregaba tierras a los pueblos para su cultivo, y a falta de monedas de oro y plata, sellaría una de cobre: “”Las habrá de a peso, tostón, real y medio real, y podrán cambiarse por sus equivalentes de curso legal en cuanto termine la guerra””.

Después de la muerte de Hidalgo, Morelos conquista la mayor parte del sur y centro del país y en 1812 toma la estratégica ciudad de Oaxaca.

También organizó el Congreso de Anáhuac, mismo que aprueba la primera Constitución de México, de carácter liberal republicano.

El 1814 se promulgó en Apatzingán el Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, considerada la primera Constitución de México.

Los criollos le negaron ayuda a Morelos, apoyaron la restauración absolutista del rey Fernando VII y la sanguinaria represión del virrey Félix María Calleja.

Después de varios reveses militares, Morelos es capturado en noviembre de 1815; condenado por herejía y traición, fue fusilado el 22 de diciembre de ese mismo año. Sus restos descansan en la Columna de la Independencia, en la Ciudad de México.

Cabe señalar que en 1828, la ciudad de Valladolid (nombrada así a partir de 1545 en honor a la ciudad homónima en España) cambió de nombre por Morelia, esta vez en honor al héroe de la Independencia de México, José María Morelos y Pavón.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

FB
TW
WA
Email
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato