Mejía Barón, el hombre que siempre apostó por el Tuca

FB
TW
WA
Email
Telegram

Ricardo Ferretti Oliveira inició su carrera como futbolista profesional en el Botafogo de Brasil a los 14 años de edad, donde duró de 1968 a 1975.


Nacido en Río de Janeiro en 1954, el ‘Tuca’ se ganó ese mote, porque fue la primera palabra que pronunció siendo pequeño y con la que se ha dado a conocer aunado a su talento en el balompié, tanto en su etapa como jugador como de director técnico.


El ‘Tuca’ llegó a México para jugar la segunda parte de la temporada 1977-1978 con el Atlas de Guadalajara, donde a pesar de sus 9 goles, no evitó que los ‘Zorros’ perdieran la liguilla por el no descenso ante el Unión de Curtidores de León.


Con el fracaso del Atlas en aquel torneo, el brasileño se quedó sin trabajo y con el estigma de haber estado en el equipo descendido, sin embargo, Miguel Mejía Barón, quien había sido jugador de los Pumas y para 1978, ya ocupaba un puesto directivo dentro del club, recomendó a Bora Milutinovic, técnico de los universitarios, su contratación.



A partir de ese momento la relación entre ambos se comenzó a gestar. La primera etapa de Ferretti en los Pumas duró hasta el 85, ganando el campeonato en la temporada 80-81 frente al Cruz Azul con marcador global de 4-2.


El Tuca, ya en el ocaso de su carrera regresa a los Pumas en la temporada 90-91, nuevamente por petición de Mejía Barón. Al término de la temporada 1989-1990, el talentoso brasileño pensaba retirarse e integrarse como auxiliar técnico de Mejía Barón, quien para entonces era el técnico de los felinos.


Y regresó a los Pumas, pero no como auxiliar, tal como lo planeaba, sino para reforzar a los Pumas para aquella temporada. Fue su último año como futbolista y de grandes satisfacciones pues en esa temporada, se coronaron frente al odiado rival, las Águilas del América y fue precisamente gracias a un grandísimo gol del Tuca, quien al minuto 6 del primer tiempo del partido de vuelta, cobró un tiro libre con tal potencia que el arquero americanista, Adrián Chávez, nada pudo hacer.



Al término de esa temporada el Tuca inició un nuevo camino dentro del futbol, al convertirse en director técnico de los Pumas, sustituyendo a Mejía Barón quien se fue al norte para dirigir al Monterrey.


Ambos han sido estrategas exitosos y desde 2014, trabajan juntos, pues Mejía Barón se desempeña como auxiliar técnico del brasileño en los Tigres de la UANL.

FB
TW
WA
Email
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato