El Caníbal de Atizapán y El silencio de los inocentes. La impunidad cómplice de un falso Hannibal Lecter mexicano

silencio de los inocentes canibal de atizapan
FB
TW
WA
Email
Telegram

El estreno de la serie sobre el multi feminicida El Caníbal de Atizapán ha reavivado la indignación en torno al caso.

La serie documental Caníbal: Indignación Total se transmitirá en cinco capítulos, el primero fue transmitido el lunes 27 de junio. En este episodio se cuenta la historia de “Reyna”, la última víctima de Andrés Filomeno Mendoza.

Durante los primeros minutos, la serie reproduce el audio del policía y esposo de Reyna.

Tras la desaparición de Reyna, su esposo se dio a la tarea de buscarla; sabía la importancia de iniciar la investigación durante las primeras horas, pues son clave para encontrar a las víctimas. Finalmente la halló, muerta y desmembrada, en una casa ubicada en la Colonia Lomas de San Miguel, Atizapán.

⇒LEE TAMBIÉN. El Caníbal de Atizapán. ¿A qué hora inicia la serie? 

El audio con que abre “Caníbal, Indignación Total” reproduce la conversación entre el esposo de Reyna y su comandante. “Sí, es mi esposa… aquí está su mano, su pie… ese es su bolso”, narra el policía.

A lo largo de esta semana serán transmitidos el resto de los episodios a través de Justicia TV y Las Estrellas, en canal 2 de Televisa.

El silencio de los culpables

En su columna publicada en EL UNIVERSAL, Javier Tejado Dondé, productor de la serie sobre el Caníbal de Atizapán, revela que la historia que hay detrás de la serie.

Javier Tejado cuenta que la idea surgió a partir de la respuesta que tuvo su columna “El comandante que atrapó al Caníbal de Atizapán“, la cual se publicó el 25 de mayo de 2021. (Dicha publicación superó las 700 mil visitas)

La historia se convirtió en un caso extraordinario para contar la “normalidad” de cómo desaparecen y se mata a las mujeres en México. Lo que fuimos encontrando aún nos impresiona y causa horror, pero, sobre todo, indignación. (…)

Tanto se afectan intereses con la exhibición de este documental, que cuando iniciamos el rodaje se amenazó a decenas de servidores públicos de no hablar o irían a prisión.

En su columna de este 28 de junio, Javier Tejado revela que el Caníbal de Atizapán comenzó a matar mujer en 1991, año en que se estrenó la película “El silencio de los inocentes”, la cual fue su “inspiración”.

Pero también las entrevistas a vecinos, bomberos, policías y ministerios públicos, todas grabadas, apuntaban a la necesidad de hacer un audiovisual y que la gente en México se enterara de lo que había sucedido en este horrendo caso: un feminicida que, inspirado por una película muy conocida de Hollywood —El silencio de los inocentes—, en 1991, mismo año de su exhibición en México, empezó a asesinar mujeres.

Puedes leer la columna completa de Javier Tejado Dondé en este enlace.

¿De qué trata “El silencio de los inocentes”?

Esta cinta está basada en la novela “El silencio de los corderos” de Thomas Harris.

Cuenta la historia de Clarice Starling (Jodie Foster), una joven investigadora en formación del FBI quien recurre a la ayuda del doctor y asesino serial Hannibal Lecter, para capturar a otro asesino en serie conocido como Buffalo Bill.

Buffalo Bill es un feminicida serial de mujeres jóvenes, a quienes mantiene cautivas para posteriormente privarlas de la vida y arrancarles la piel.

⇒Te Recomendamos: El Caníbal de Atizapán. Capítulo 1 revela audio de policía que halló cadáver de su esposa

La película fue ganadora de cinco premios Oscar: mejor película, mejor director (Jonathan Demme), mejor actor (Anthony Hopkins), mejor actriz (Jodie Foster), y al mejor guion adaptado (Ted Tally).

Un falso Hannibal Lecter mexicano

El silencio de los inocentes fue la primera de una serie de películas en torno a Hannibal Lecter, el cual se convirtió en uno de los asesinos psicópatas más famosos de Hollywood, por su sagacidad y la gran interpretación de Anthony Hopkins.

Andrés Filomeno Mendoza asesinó mujeres durante 30 años de manera impune. A diferencia de Hannibal Lecter, quien en la ficción se convierte en uno de los personajes más buscados por el FBI, el feminicida de Atizapán tuvo a su favor la impunidad que brinda la ineficiencia de un sistema incapaz de prevenir, perseguir y castigar la violencia contra las mujeres.

Dice un lugar común que la realidad supera a la ficción. Hasta el momento, las autoridades no saben con certeza a cuántas víctimas privó de la vida. En su casa, donde desmembraba y enterraba los cuerpos, se hallaron cintas de video, libretas con nombres, identificaciones, ropa y zapatos de mujer, y más de 4 mil restos óseos.

⇒LEE TAMBIÉN. ABC del odio. Esto pasa si eres mujer y buscas en Google tu nombre junto con la palabra feminicidio

FB
TW
WA
Email
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato