UNAM produce envases biodegradables con semillas de tamarindo

Usan tamarindo para crear envases biodegradables
Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram

En la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), un grupo de investigadores lograron desarrollar materiales a partir de las semillas de tamarindo, con los que se pueden producir envases biodegradables y con ellos reducir el uso de plásticos no reciclables.

Elsa Gutiérrez Cortez y María de la Luz Zambrano, de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), son parte de este equipo de investigadores, que realizaron estudios del xiloglucano, un polisacárido proveniente de las semillas de tamarindo, dátil y otros productos.

¿Qué es el xiloglucano?

El xiloglucano es de gran uso en la industria farmacéutica, además, de que posee amplio potencial como agente espesante, estabilizante de espumas y emulsiones, útil en la construcción y elaboración de pintura, películas, recubrimientos, así como en la fabricación de cosméticos y alimentos.

VER TAMBIÉN: 75 acciones para cuidar el medio ambiente que puedes hacer todos los días

También se utiliza para aumentar la viscosidad en alimentos como el yogurt, shampoos y pinturas; en recubrimientos de frutos para inhibir su oxidación; formación de películas bucales; y como aditivo para alimentos.

Los investigadores de la UNAM  utilizaron xiloglucano, proveniente de las semillas de tamarindo, en la fabricación de algunos tipos de envases que podrían reemplazar o disminuir exitosamente la utilización de contenedores plásticos, los cuales incluso, pueden ser comestibles.

“Estas películas son muy parecidas a las de uso bucal. Se pueden hacer claras u opacas, dependiendo si deseamos hacer visible el contenido o no, coloridas y llamativas para los niños y adultos”. Esto  da la pauta a la fabricación de empaques comestibles para dulces, comentó Gutiérrez Cortez.

El tamarindo es más que su pulpa

El equipo de investigadores universitarios considera que el tamarindo es un fruto altamente utilizado en la industria alimentaria, pero cuyo uso se ha limitado al contenido de su pulpa, Por ello, los universitarios decidieron trabajar con las semillas para obtener el polisacárido y aprovechar un ingrediente que se considera como desecho o subproducto.

México es de los principales productores de tamarindo, de acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, además de que por cada kilogramo se obtiene 34 por ciento de semillas.

“El xiloglucano sólo lo hemos obtenido de la semilla de tamarindo porque lo producimos en nuestro país. A diferencia del dátil, es abundante al ser un subproducto de la industria alimentaria. Basta con ir a las empresas y nos la regalan”, señaló la académica.

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato