¿Qué es una calavera literaria?

CALAVERA CALAVERITA LITERARIA DIA DE MUERTOS
FB
TW
WA
Email
Telegram

Las calaveras son uno de los elementos del festejo del Día de Muertos.

Las calaveras literarias son epigramas o versos rítmicos de rima variada cuyo motivo principal es la muerte, haciendo de ésta un pretexto para efectuar una parodia de personas que pueden estar vivas o muertas, así como acontecimientos políticos o culturales. Las características que generalmente se aprecian en dichas creaciones líricas son ingenio, ironía, sutileza, caricatura, rima y musicalidad.

No se tiene un dato preciso sobre el origen de las calaveras literarias, sin embargo, algunos textos refieren que podrían haber surgido a finales del siglo XIX, como una expresión crítica del pueblo contra la élite porfirista.

LEE TAMBIÉN: Día de Muertos. ¿Qué lleva un altar de 7 escalones o niveles? Elementos y su significado

Las calaveras más antiguas de los que se tiene registro en hemerotecas, datan de 1849 en el periódico “El Socialista”, que editaba el médico italiano José Indelicato, en Guadalajara, Jalisco.

Las calaveritas son poesías populares, son nuestro mejor retrato con la muerte, en ellas el mexicano se mofa y desafía a la Muerte, se burla de amigos, políticos, artistas, etcétera; al fin y al cabo, como dijo el grabador Guadalupe Posada, la muerte es democrática, por eso en las calaveras literarias hay verbena para todos.

No posee una forma canónica o una estructura única y puede tratar sobre cualquier asunto, siendo los de la vida cotidiana los más frecuentes. Podríamos entender que la calaverita tiene una sola regla: ser humorística.

LEE TAMBIÉN: Leyendas del Día de Muertos para niños

La calaverita literaria es como un tequila, alivia las penas y nos vuelve valientes. Además, a través de ella el pueblo mexicano logra hacer de la muerte un integrante más de la familia. Al invitarla a aparecer en las actividades cotidianas, al tutearla, al jugarle bromas, la muerte se vuelve mundana y dejamos de temerle. La calavera literaria significa echar mano del humor para sobreponerse a la tragedia de morir.

La vida comienza siempre llorando y así llorando se acaba, señala una canción de José Alfredo Jiménez. Y si la muerte es una tragedia inevitable, hay que hacer de nuestra vida una calaverita literaria: ser un pícaro y morir con buen humor, con sonrisa de calaca.

LEE TAMBIÉN: Yahir y María León entre artistas que estarán en Desfile de Día de Muertos CDMX

Ejemplo de calaverita literaria

Quien quiera gozar de veras

y divertirse un ratón,

venga con las calaveras

a gozar en el panteón.

 

Literatos distinguidos

en la hediondez encontré

en gusanos confundidos,

sin ellos saber por qué.

 

Y en gran tropel apiñados

Los vendedores corrían

contentos y entusiasmados

por el negocio que hacían.

 

Cereros de sacristía

que roban la cera al rato,

que con mucha sangre fría

se echan el sufragio al plato.

FB
TW
WA
Email
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato