Frases de Oscar Wilde en su natalicio

FB
TW
WA
Email
Telegram

El 16 de octubre de 1854, nació en Dublín, Irlanda, en el seno de una familia protestante, el escritor Oscar Wilde.


Wilde combinó sus estudios universitarios con viajes (en 1877 visitó Italia y Grecia), al tiempo que publicaba en varios periódicos y revistas sus primeros poemas, que fueron reunidos en 1881 en Poemas. Al año siguiente emprendió un viaje a Estados Unidos, donde ofreció una serie de conferencias sobre su teoría acerca de la filosofía estética, que defendía la idea del «arte por el arte» y en la cual sentaba las bases de lo que posteriormente dio en llamarse dandismo.


En el plano político Wilde apoyaba un tipo de socialismo anarquista, exponiendo sus ideas en el textoEl alma del hombre bajo el socialismo.


En 1895, en la cima de su carrera, se convirtió en la figura central del más sonado proceso judicial del siglo, que consiguió escandalizar a la clase media de la Inglaterra victoriana luego de ser arrestado.


Desengañado de la sociedad inglesa, Wilde pasó el resto de su vida en París, bajo el nombre falso de Sebastian Melmoth. Allí, y de la mano de un sacerdote irlandés de la Iglesia de San José, se convirtió al catolicismo, fe en la que murió el 30 de noviembre de 1900.


Aquí te dejamos algunas de sus frases en el aniversario de su natalicio:

 

  • Las preguntas no son nunca indiscretas. Las respuestas, a veces sí.

  • Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan.

  • Haría cualquier cosa por recuperar la juventud… excepto hacer ejercicio, madrugar, o ser un miembro útil de la comunidad.

  • A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

  • Las mujeres feas son celosas de sus maridos. Las bonitas no tienen tiempo, ¡están siempre tan ocupadas en estar celosas de los maridos de los demás…!

  • La ambición es el último refugio del fracaso.

  • Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche.

  • Uno debería estar siempre enamorado. Por eso jamás deberíamos casarnos.

  • Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.

  • Cómo tener confianza de una mujer que le dice a uno su verdadera edad. Una mujer capaz de decir esto es capaz de decirlo todo.

  • Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista.

  • La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.

  • Mejor ser un cohete caído que no haber resplandecido nunca.

  • La diferencia entre literatura y periodismo es que el periodismo es ilegible y la literatura no es leída.

  • Ser natural es la más difícil de las poses.

  • Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida.

  • Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen.

  • Cínico: un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada.

  • Cualquiera puede simpatizar con las penas de un amigo, simpatizar con sus éxitos requiere una naturaleza delicadísima.

  • No soy tan joven como para saberlo todo.

  • Los músicos son terriblemente irrazonables. Siempre quieren que uno sea totalmente mudo en el preciso momento que uno desea ser completamente sordo.

  • El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.

  • Como mala persona soy un completo desastre. Hay montones de gente que afirman que no he hecho nada malo en toda mi vida. Por supuesto sólo se atreven a decirlo a mis espaldas.

  • Logro resistirlo todo, salvo la tentación.

  • Tengo gustos simples. Me satisfago con lo mejor.

FB
TW
WA
Email
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato