La macabra historia de las fotos con muertos en México

FB
TW
WA
Email
Telegram

Una de las extrañas tradiciones que surgieron en el siglo XIX cuando se inventó la cámara fotográfica fue retratar a los difuntos antes de enterrarlos o iniciar su funeral.

Y es que era todo un proceso para tomar la imagen, ya que el difunto y familia debían estar bien acomodados con arreglos atrás o mejorar la posición de quien ya dejó esta vida.

WikiMéxico inicia su crónica con uno “Se retratan cadáveres a domicilio. Buenos precios”, anuncios que salían en los periódicos de la segundo mitad del siglo XIX,  de los estudios fotográficos.

No era un error ni una macabra broma, era una costumbre: fotografiar a los familiares muertos sin importar la edad, ni el sexo, ni la condición social, siempre y cuando pudieran reunir la cantidad suficiente para pagarle al fotógrafo.

La fotografía de difuntos o post-mortem se originó en París, Francia, a mediados del siglo XIX, se extendió hacia otros países de Europa y finalmente llegó a México.

Las imágenes no eran tomadas en el ataúd o en el cementerio, generalmente se realizaban en el hogar del difunto, el cual era vestido con sus mejores galas.

La foto podía ser de grupo, con los familiares vivos, con amigos, o un retrato de manera individual. El cuerpo del difunto era acomodado en un sillón, en la sala o en alguna posición que lo mostraba como si estuviera con vida.

Las fotografías de niños difuntos eran llamadas de “angelitos”, debido a la inocencia de las criaturas que encontraban una muerte a tan temprana edad.

Si eran aún bebés, podían ser retratados en sus carriolas; si el menor fallecido tenía hermanos, la foto era de grupo; a veces los tomaban con sus juguetes, recostados sobre alguna cama.

En México varios fotógrafos se dedicaron al negocio mortuorio. Juan de Dios Machain, fotógrafo jalisciense, tomó cientos de fotografías; Romualdo García, fotógrafo de Guanajuato, se convirtió en un especialista.

La fotografía mortuoria no tenía un sentido morboso. Era sólo una forma de duelo y un recuerdo que conservaba la familia del ser querido que había perdido la vida.

VER: Las mejores fotos de drones del mundo

FB
TW
WA
Email
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Guanajuato