El Pípila, el origen de su leyenda

El Pípila, el origen de su leyenda

La figura del Pípila y su proeza despertó gran arraigo popular, a tal grado que al paso del tiempo se consolidó como la versión oficial de la historia
Laura Islas | UN1ÓN Guanajuato | 15/09/2017 13:41

Desde niños aprendimos en la escuela la historia del Pípila, un valiente personaje que durante la lucha de Independencia aceptó arriesgar su vida, llevando una losa sobre la espalda, para incendiar la puerta de la Alhóndiga de Granaditas.

Pero, ¿de verdad existió El Pípila? ¿Quién fue este personaje que es emblemático en Guanajuato?

La primera noticia que tenemos sobre El Pípila la escribió el historiador y cronista José María de Bustamante, quien publicó una serie de textos en los que narraba la historia de la lucha de Independencia.

Dichos textos fueron publicados inicialmente en la prensa, pero entre 1844 y 1846, se recopilaron en tres tomos bajo el nombre de Cuadro Histórico de la Revolución.

Es justamente en estos textos en los que Bustamante narra la historia del Pípila. “Rodeado de un torbellino de plebe, [Miguel Hidalgo] dirigió la voz a un hombre que la regentaba y le dijo: ¡Pípila! ... La patria necesita de tu valor... ¿Te atreverás a prender fuego a la puerta de la Alhóndiga? La empresa era muy arriesgada, pues necesitaba poner el cuerpo en descubierto a una lluvia de balas; Pípila sin titubear dijo que sí. Tomó al intento una losa ancha de cuartón de las muchas que hay en Guanajuato; púsosela sobre su cabeza […] y casi a gatas marchó hasta la puerta de la Alhóndiga, burlándose de las balas enemigas”.

La figura del Pípila y su proeza despertó gran arraigo popular, el pueblo se identificó de inmediato con el minero que tuvo arriesgó su vida por la causa de la Independencia, a tal grado que al paso del tiempo se consolidó como la versión oficial de la historia.

Se dice que El Pípila nació en San Miguel de Allende; su nombre real era Juan José de los Reyes Martínez.

Hay dos versiones sobre por qué Juan José se ganó el mote de Pípila. En el Bajío, pípila es la palabra con la que se designa a los guajolotes o pavos, se dice que Reyes Martínez recibió este apodo debido a las pecas que tenía y que le daban un aspecto punteado similar al plumaje de dichas aves de corral; otra versión señala que su risa parecía un graznido.

Al momento de la lucha independentista, Reyes Martínez era barretero en el pueblo minero de Mellado, trabajo que dejó para unirse a las filas del ejército insurgente encabezado por el cura Miguel Hidalgo.

Los insurgentes intentaron tomar la Alhóndiga de Granaditas, pero sus intentos fracasaron. Fue cuando el cura Hidalgo señaló que había que quemar la puerta principal y pidió la ayuda del Pípila.

El humilde barretero aceptó la encomienda. Tomó una losa para resguardarse de las balas y una antorcha para incendiar la puerta de la Alhóndiga. 

Finalmente El Pípila cumplió con su misión; la Alhóndiga de Granaditas fue tomada y los españoles que se refugiaban en su interior fueron masacrados.

El Pípila continuó como combatiente en pro de la causa independentista; se dice que murió en 1863, en su natal San Miguel de Allende.

Las dudas

Lucas Alamán, un influyente historiador del bando de los conservadores en el siglo XIX, refutó la versión de Bustamante sobre el Pípila y aseguró que este personaje era invención sin sustento real. 

(Con información de WikiMéxico, Guanajuato.gob.mx y Wikipedia)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La muy triste historia de la nieta de Miguel Hidalgo

10 héroes que Guanajuato le dio a México

Dolores Hidalgo, el Pueblo Mágico donde nació México

Las leyendas más famosas de Guanajuato

 

 

Pages