Personajes principales de la Revolución Mexicana

Personajes principales de la Revolución Mexicana

La oposición a la prolongada dictadura estuvo representada por diversos sectores descontentos
Emiliano Zapata
Emiliano Zapata
Redacción | UN1ÓN | 13/11/2017 10:33

Este 20 de noviembre se cumple un aniversario más de la Revolución Mexicana, uno de los movimientos políticos, económicos y sociales ocurridos en América a principios del siglo XIX y que tuvo como primer objetivo terminar con la dictadura porfiriana de 30 años.

 

La principal base de apoyo a la dictadura de Porfirio Díaz "Porfiriato" fue la llamada clase latinfundista; estos eran los grandes beneficiarios de la política del gobierno, que eliminó el ejido (tierras comunitarias de origen indígena) posibilitando la mayor concentración de tierras por parte de los terratenientes mexicanos y la formación de grandes contingentes de campesinos explotados.

 

La oposición a la prolongada dictadura estuvo representada por diversos sectores descontentos, los que anhelaban inquietudes de renovación social, como el incipiente movimiento anarquista “Regeneración” que atacaba al régimen; los círculos liberales que realizaron un congreso y evolucionaron al comunismo anárquico y llevaron a cabo varias tentativas insurreccionales que luego fracasaron; y el Partido Liberal Mexicano, cuyo programa clandestino, lanzado en 1906, incitaba al pueblo a revelarse contra la dictadura, abogaba por la libertad de sufragio y la no reelección continuada.

 

En este importante movimiento dentro de la historia de nuestro país, destacaron muchos personajes, aquí te decimos 10 de los más influyentes e importantes.

 

Porfirio Díaz (15-09-1830 * 02-07-1915)

 

 

Fue presidente de México de 1876 a 1911. Con astucia, sagacidad y menosprecio de las aspiraciones ciudadanas logró gobernar durante 7 periodos. La base de estas sucesivas reelecciones no fue el derecho, sino la fuerza; no fue la prosperidad de los 15 millones de habitantes, sino de un pequeño grupo de privilegiados, en nombre del lema: “Paz, orden y progreso”.

 

En más de 30 años del ‘Porfiriato’ los poderes legislativo y judicial estuvieron subordinados al ejecutivo. La división de los poderes, la soberanía de los estados, la libertad de los ayuntamientos y los derechos de ciudadano sólo existían escritos en la carta magna. Imperaba la ley marcial. La justicia, servía para legalizar los despojos del más fuerte. Los jueces, en vez de encarnar la justicia se convertían en agentes del Ejecutivo. Las cámaras legislativas no tenían otra voluntad que la del dictador. Los gobernantes de los estados, nombrados por él, designaban e imponían a las autoridades municipales.

 

Francisco I. Madero (30-10-1873 * 22-02-1913)

 

 

Su pronunciamiento contra el régimen de Porfirio Díaz desencadenó la Revolución Mexicana. Quiso superar mediante las urnas la anquilosada dictadura de Porfirio Díaz, presentando su candidatura como cabeza del Partido Antirreeleccionista en los comicios de 1910. Sin embargo, tras ser detenido en plena campaña electoral y verse forzado al exilio, entendió que sólo un levantamiento popular podía traer un verdadero cambio.

 

Desde el exilio redactó el Plan de San Luis, un programa político que incluía un llamamiento a alzarse en armas contra el régimen dictatorial de Díaz el 20 de noviembre de 1910. El triunfo revolucionario lo elevó a la presidencia (1911-1913), pero, incapaz de contentar a los líderes agraristas radicales y presionado a la vez por los sectores conservadores y por los Estados Unidos, acabó siendo traicionado y asesinado por Victoriano Huerta, uno de sus generales de confianza. De este trágico modo terminaron los empeños reformadores de un hombre honesto.

 

Emiliano Zapata (08-08-1879 * 10-04-1919)

 

 

Dentro de la convulsa Revolución Mexicana se convirtió en uno de los llamados líderes agraristas, al recoger las aspiraciones de las clases más humildes del sector rural. Se mantuvo fiel a sus ideales de justicia y dio absoluta prioridad a las realizaciones efectivas. Desgraciadamente, esa misma firmeza y constancia frente a los confusos vientos revolucionarios determinaron su aislamiento en el estado de Morelos, donde acometió fecundas reformas desde una posición de virtual independencia que ningún gobierno podía tolerar.

 

Tras la caída de la dictadura de Porfirio Díaz, y ya durante la presidencia interina de León de la Barra, surgieron prontamente las discrepancias entre Zapata, quien reclamaba el inmediato reparto de las tierras de las haciendas entre los campesinos, y Francisco Madero, que por su parte exigía el desarme de las guerrillas. Finalmente, Zapata aceptó el licenciamiento y desarme de sus tropas, con la esperanza de que la elección de Madero como presidente abriera las puertas a la reforma.

 

Cuándo la Revolución continuaba en el país, siendo Venustiano Carranza quien dominaba la batalla, le tendieron una trampa. Haciéndole creer que iba a pasarse a su bando y que les entregaría municiones y suministros, el coronel Jesús Guajardo, que dirigía las operaciones gubernamentales contra él, logró atraer a Zapata a un encuentro secreto en la hacienda de Chinameca, en Morelos. Cuando Zapata, acompañado de diez hombres, entró en la hacienda, los soldados que fingían presentarles armas lo acribillaron a quemarropa.

 

Francisco Villa (05-06-1878 * 20-07-1923)

 

 

José Doroteo Arango Arámbula, mejor conocido como Francisco Villa, ingresó a la Revolución en 1910 cuando se une al maderismo con su compadre Eleuterio Soto, y después, con Abraham González.

 

Lideró, junto con Emiliano Zapata, el sector agrarista en la Revolución mexicana. Campesino pobre, huérfano y con escasa formación, cuando estalló la Revolución llevaba muchos años fugitivo en las montañas a causa de un asesinato; dedicado al bandolerismo, gozaba de admiración y popularidad entre los campesinos por sus acciones contra los hacendados ricos.

 

Pese a la tibieza de sus reformas, Pancho Villa apoyó la presidencia progresista de Madero (1911-1913) y combatió luego la dictadura contrarrevolucionaria de Victoriano Huerta (1913-1914), al que logró derrocar en colaboración con Emiliano Zapata y con el líder constitucionalista Venustiano Carranza.

 

En su zona, Villa llevó a la práctica dos de sus ambiciosos proyectos: la creación de escuelas (sólo en Chihuahua capital fundó más de cincuenta) y el establecimiento de colonias militares. Consideraba que "los ejércitos son los más grandes apoyos de la tiranía" y que los soldados debían trabajar en colonias agrícolas o industriales tres días a la semana ("sólo el trabajo duro produce buenos ciudadanos").

 

Durante tres años sufrió numerosos atentados de los que salió ileso. Sin embargo, cuando el 20 de julio de 1923 entraba en Parral con su coche acompañado de seis escoltas, fue tiroteado y muerto desde una casa en ruinas por un grupo de hombres al mando de Jesús Salas. El asesinato fue instigado por el entonces presidente Álvaro Obregón (1920-1924) y por su sucesor,Plutarco Elías Calles (1924-1928), temerosos del apoyo que Villa pudiera brindar a Adolfo de la Huerta, que aspiraba a suceder a Obregón en la presidencia.

 

Venustiano Carranza (29-12-1859 * 21-05-1920)

 

 

Lideró la etapa constitucionalista de la Revolución. Logró juntar las voluntades de los distintos caudillos revolucionarios frente a la dictadura contrarrevolucionaria del general Victoriano Huerta (1913-1914), pero, tras una rápida victoria, hubo de enfrentarse a las reivindicaciones de los dos líderes agraristas que le habían apoyado: Pancho Villa y Emiliano Zapata.  

 

En su lucha contra Victoriano Huerta, Carranza recibió el apoyo de otros líderes revolucionarios. En el norte contaba con la ayuda de Álvaro Obregón, Pablo González y Pancho Villa, mientras que en el sur otro revolucionario, Emiliano Zapata, iniciaba una lucha independiente. En 1914, los Estados Unidos invadieron México; Carranza estableció acuerdos con los estadounidenses para evitar la intromisión en la política interna mexicana. Mientras tanto, los ejércitos constitucionalistas triunfaban en todos los frentes, obligando a Victoriano Huerta a renunciar a la presidencia en julio de 1914.

 

Carranza entró victorioso en Ciudad de México; sin embargo, pronto surgieron diferencias entre los distintos jefes revolucionarios. Para intentar paliarlas se convocó la Convención de Aguascalientes (octubre de 1914), en la que se abrieron brechas irreconciliables, haciéndose insalvable la división en dos bandos: el revolucionarismo agrario de Pancho Villa y Emiliano Zapata, que se negaron a disolver sus ejércitos y a reconocer la autoridad de Carranza.

 

En 1920, Álvaro Obregón y los generales sonorensesPlutarco Elías Calles yAdolfo de la Huerta desconocieron, mediante el Plan de Agua Prieta, la autoridad presidencial. Carranza se sintió amenazado y decidió trasladar el gobierno a Veracruz, pero fue emboscado en Tlaxcalaltongo, Puebla, y asesinado.

 

Victoriano Huerta (23-03-1845 * 13-01-1916)

 

 

De ascendencia india, lo cual no fue un obstáculo para que fuese admitido en el Colegio Militar de Chapultepec, egresó en 1876, con el grado de teniente. Ascendió los primeros peldaños del escalafón militar en la Comisión de Cartografía Mexicana, a cuyo servicio dedicó más de ocho años de su vida.

 

Durante la última parte del mandato de Porfirio Díaz, acumuló experiencia en las fidelidades, traiciones y entresijos de la vida política. A las órdenes del general Ignacio A. Bravo, Victoriano Huerta (cuya afición por la bebida era desmesurada, al decir de los historiadores) participó primero en la represión de las rebeliones de los indios mayas en la península de Yucatán (1903) y posteriormente, durante varios años, en el sometimiento de los indios yaquis del Estado de Sonora.

 

Durante la interinidad de Francisco León de la Barra y hasta el nombramiento del presidenteFrancisco I. Madero (1911-1913), Victoriano Huerta se dedicó a combatir con saña y tenacidad a los seguidores del revolucionario agrarista Emiliano Zapata. Tras ocupar Francisco Madero la presidencia de la República en noviembre de 1911, el general Huerta decidió abandonar la milicia, pero posteriormente fue convencido para continuar la lucha contra los líderes agraristas: Pascual Orozco y Emiliano Zapata

 

La figura de Victoriano Huerta no puede fácilmente separarse de las páginas más negras del gran vendaval revolucionario que agitó México durante las primeras décadas del siglo XX. Huerta ha pasado a la historia como el artífice de la gran traición que acabó con la vida de Madero y con las esperanzas que había suscitado su programa modernizador.

 

Felipe Ángeles (13-07-1878 *  26-11-1919)

 

 

En diciembre de 1911, fue designado por el presidente Madero, Jefe del 1er Regimiento de Artillería, el 8 de enero del siguiente año, director del Colegio Militar, el 2 de junio del mismo año, ascendió a general brigadier y el 3 de agosto siguiente, sin dejar la dirección del Colegio, fue nombrado Jefe Interino de la 7ª Zona Militar en Morelos, responsable de la campaña contra el zapatismo, al mando de dos generales, 35 jefes, 213 oficiales y 4,000 efectivos de tropa.

 

Debido a que consideraba que Carranza no se apegaba al espíritu legalista y democrático de Madero, Ángeles terminó distanciándose de Carranza y uniéndose a las fuerzas de Francisco Villa, a las que se incorporó como comandante de artillería de la División del Norte. Además de cultivar una muy buena relación con el Centauro del Norte, tuvo una participación muy destacada en batallas como las de Torreón en 1914, San Pedro de las Colonias, Paredón, Zacatecas y Ramos Arizpe.

 

Promovió la Convención de Aguascalientes, a la que asistió como representante de Villa. Ahí logró la participación de los zapatistas, y votó por el retiro de Carranza como Primer Jefe. Entonces vino el choque entre villistas y carrancistas. Avanzó a la ciudad de México, a la que entró el 2 de diciembre de 1914 al frente de la vanguardia villista. Al fracasar el gobierno de la Convención partió hacia el noroeste al frente de las fuerzas convencionistas. Ocupó por unos cuantos días la gubernatura de Coahuila. Ángeles no participó en las batallas de Celaya y León, en las que Villa resultó derrotado. Meses antes, en Torreón, Villa había desoído sus consejos de no atacar Celaya, sino retroceder hacia el norte para alargar las líneas de abastecimiento de Obregón si perseguía a los villistas.

 

Vencido y aislado, merced a la traición de Félix Salas, Ángeles fue aprehendido junto con cuatro de sus seguidores, en una cueva del Cerro de las Moras, Cañón de San Tomé, Valle de los Olivos, en el estado de Chihuahua, el 15 de noviembre de 1919. Sus captores, antiguos villistas convertidos en miembros civiles de las defensas sociales de la entidad, recibieron diez mil pesos de gratificación.

 

José María Pino Suárez (08-09-1869 * 22-02-1913)

 

 

Jurista mexicano, que además de dedicarse a la abogacía también ejerció el periodismo y escribía poesía. Sin embargo, su obra más relevante la desarrolló en el ámbito político. En 1910 organizó clubes políticos antirreeleccionistas en Tabasco y Yucatán, para apoyar la candidatura de Francisco I. Madero en su campaña  rumbo a la elección presidencial de ese año.

 

Tras el estallido de la Revolución Mexicana de acuerdo al Plan de San Luis en noviembre de 1910, Francisco I. Madero, que había asumido la presidencia de la República, lo nombró gobernador provisional de Yucatán, y ejerció el cargo del 5 de junio al 8 de agosto de 1911. Después fue nombrado secretario de justicia en el gabinete maderista, y en diciembre de ese año fue convocado por Madero para asumir la vicepresidencia de la República. Quince meses después fue asesinado junto con el presidente Madero en la ciudad de México durante el golpe de Estado de febrero de 1913 denominado Decena Trágica.

 

Hermanos Flores Magón (Enrique, Ricardo y Jesús)

 

 

Durante la década de los 1870  nacieron en la localidad de Eloxochitlan, en el estado de Oaxaca. Mientras se encontraban realizando sus estudios, los Flores participaron en diversas revueltas estudiantiles en contra de la reelección de Porfirio Díaz.

 

A principios de los años 1890, los tres empezaron a trabajar en el periódico “El Demócrata”. Enrique lo hacía como ayudante de imprenta, Ricardo como corrector de contenidos y Jesús como redactor. Unos meses más tarde se produjo una redada en la redacción y como consecuencia de ella Jesús fue detenido.

 

A comienzos del siglo XX, los tres hermanos fundan un nuevo periódico con una fuerte línea política, al que pondrían el nombre de “Regeneración”. Unos meses después los hermanos fundan el diario “El hijo de Ahuizote”, que enseguida es clausurado por el régimen. Los tres hermanos son detenidos en diversas ocasiones, hasta que en el año 1904 son expatriados.

 

Las ideas políticas que los Flores exponían en sus diarios eran muy avanzadas, y con una línea progresista que ni Venusiano Carranza ni Francisco I. Madero, pudieron emular.

 

Durante la primera década del siglo XX, se puede decir que los Flores fueron unos de los principales pilares de la revolución de México.

 

Por esta época, Ricardo escribe diversos artículos en el periódico “Regeneración”, en colaboración con el pintor y caricaturista mexicano José Guadalupe Posada. En el año 1908 intentan una nueva revuelta, que no pudieron llevar a cabo por falta de recursos. En el año 1913, y después de pasar unos años desterrado, Jesús regresa a México, donde continuaría su actividad profesional

 

En el año 1917, Ricardo y Enrique son encarcelados en Los Ángeles, y el 21 de noviembre del año 1922, muere Ricardo en los calabozos de Kansas, en los Estados Unidos, regresando Enrique a México un año después. Jesús muere el 7 de diciembre del año 1930 en la Ciudad de México. Enrique, que en el año 1933 había participado en la Liga Nacional Agraria, muere el día 28 de octubre del año 1954 en la Ciudad de México.

 

Álvaro Obregón (19-02-1880 * 17-07-1928)

 

 

A él corresponde gran parte del mérito de haber acabado con la violencia revolucionaria que conmovió la vida de México durante diez dramáticos años. Después de destacar como uno de los más hábiles estrategas en el campo de batalla, cuando ocupó la presidencia del país se mostró como un político inteligente y enérgico, iniciando la institucionalización de las conquistas sociales postuladas por la Revolución y logrando importantes avances en política exterior.

 

La década de los años veinte estuvo marcada por la poderosa energía de Álvaro Obregón y dePlutarco Elías Calles, que se alternaron en el poder con la férrea voluntad de reconstruir el país.

 

El gobierno de Obregón tuvo su punto conflictivo en la política anticlerical que Plutarco Elías Calles llevó desde la Secretaría de Educación, que provocó el trágico choque entre católicos y socialistas en Morelia (donde murieron cincuenta personas) y la expulsión de los delegados pontificios.

 

Al finalizar su mandato, Obregón se retiró a Sonora hasta 1927, cuando, a instancias de Plutarco Elías Calles, el Congreso modificó la Constitución para permitir su reelección. A pesar de las protestas, los atentados y una sublevación católica por esa decisión, Álvaro Obregón aceptó el reto presentándose nuevamente a las elecciones del 1 de julio de 1928, en las que ganó por amplia mayoría.

 

Sin embargo, Obregón no llegaría a gobernar. Mientras comía con sus correligionarios en el restaurante La Bombilla, en villa de San Ángel, D.F. de México, un fanático católico llamado José de León Toral lo asesinó.